Nadie sabe un carajo de nada

Estas súper al día de todo. Miras millones de webs y blogs, devoras contenido sobre el marketing y el marketing on-line. Te devanas los sesos para ser un buen SEO, un gran community manager. Controlas Google analitics, trucos, consejos, como aumentar el tráfico de tu sitio. Vas a conferencias de gurús del tema, te pillas libros, te bajas reportes de las mejores horas para publicar, de cómo ser el puto amo de Facebook. Creas contenido nuevo e inédito porque eso dicen que da calidad a tu sitio. Escribes sobre gente buena, sobe temas buenos. Enlazas sólo lo que crees que es realmente potente. Escribes tus propios textos y no te dejas caer en la tentación en hacer control C al vecino que escribe tan bien. Sigues a gente interesante y que te gusta. Sigues a gente importante que no te gusta pero que es importante y te dices que algo estarán haciendo bien. Te curras una buena gráfica pues sin eso no entra ni el tato, es la creencia unánime. La vas actualizando, creas concursos, haces preguntas, pones botones de redes sociales ¡tienes que estar en todas! Twitter te absorbe, te mola mucho instagram y quieres probar en el Google +. Haces unas fotos de la leche, muy trabajadas y no copias nada. Te vuelven loco las virales, te enteras de todas y siempre piensas en cómo desarrollar una, aunque los entendidos del tema dicen que predecir qué acción se volverá viral es imposible. Sigues a Mesías del 2.0 en tema de redes y bebes de sus palabras. Procuras llevar tu sitio y comportarte acorde a la educación y buenos modales de la red. Tu público es exiguo pero constante y te sientes más o menos satisfecho hasta que un día, aburrido, haces una foto (mas bien regulera) de tu gato y la subes.

Entonces te acuerdas de esa película absurdamente divertida donde los protagonistas pueden preguntar (y obtener la respuesta) de cual es el sentido de la vida y el por qué de todo. Y la respuesta es 43. Si, 43. Sin más.

Y recuerdas esa peli absurdamente divertida porque tienes una epifanía mientras ves subir los likes a una cifra increíblemente alta y que nunca antes habías alcanzado, con la foto regulera de tu gato: que la respuesta a cómo tener tráfico en tu sitio y tener muchos fans es gatos. Si, gatos. Así, sin más.

Y te cabreas, piensas que os den, piensas que nadie sabe un carajo de nada. Pero al final te ríes.

Porque es absurdamente divertido. Y porque decides hacerle un Facebook a tu gato.

VADER

Anuncios

2 pensamientos en “Nadie sabe un carajo de nada

  1. ¿No se dice que internet es para el porno y los gatitos?
    ánimo, me encuentro con situaciones así muy a menudo y sé cómo te sientes. Pero como bien dices, al final sólo te queda reir y seguir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s