Londres

LOS VIAJES DE LAS XURRISYa hemos vuelto de vacaciones y como seguimos sin entender eso de ‘volver con las pilas cargadas’ (preferiríamos no volver y punto) vamos a priorizar otras cosas (llorar por las esquinas viendo fotos del verano básicamente) así que por lo pronto vamos a publicar solo los miércoles a la hora habitual. Ya se sabe que los miércoles son los nuevos jueves que son los nuevos viernes que antaño eran los nuevos sábados.

Aquí va el primer viaje a la capital inglesa.

LONDRESYa había visitado el reino unido con anterioridad pero fue hace mas años de los que voy a reconocer. Fue un viaje con el cole y visitamos Cambridge y Oxford. Técnicamente íbamos para conocer la cultura y practicar le inglés; nos dejaron muy claro que éramos menores y que no podíamos entrar en ningún bar. Automáticamente el objetivo del viaje fue ‘tenemos que encontrar un bar’. Así que me pasé todo el viaje en antros de mala muerte donde no hacían preguntas y servían alcohol, pasando 3 kilos del inglés o de la ciudad. Así que sí, había estado pero NO, no había estado.

Así que al llegar flipé colores, me ha gustado tanto que ya firmaba para quedarme aquí (cierto es que pillé tope de buen tiempo, lucía el sol, solo alguna lluvia tímida etc, imagino que en pleno febrero otro gallo cantaría).

Llegué a duras penas a la casa que me pillé por Airbnb, que estaba a tomar por saco pero les perdoné a los dueños lo de relativamente cierto ‘near the tube’ porque la casa (si, casa) era una monada y el barrio muy molón. Estaba lejos del centro pero tenía una ventaja: estaba en medio de naturaleza, al lado de Crissold Park, con ardillas, zorros, mapaches, pájaros y millones de árboles.

El centro donde hice el curso de Inglés me gustó mogollón (Callan School) y obviamente había bastante gente española (como no). Con los que más hablé eran unas encantadoras chicas de Andalucía y no les gustaba demasiado Londres ni la gente y yo acabé siendo la freak enamorada de la ciudad, de la gente y de todo. Que es muy cara me decían, tomate un café por rambla Catalunya les contestaba, que si la gente es una borde, querida pregunta una dirección en Gràcia que ni te van a mirar, que si hay demasiada gente, pilla el metro en Diagonal en hora punta, lo vas a flipar. Así es amigos, venir de una ciudad que se las da de de europea en precios pero con sueldos de mierda tiene sus ventajas.

Lo que más me gustó fueron los parques … indescriptibles. En todos lados, grandes, preciosos, con millones de personas comiendo al mediodía, haciendo picnics molones…aquí sí que se pueden hacer con estilo.

Y la gente de mi barrio encantadora, con mi inglés regulero y toda angustiada porque no caí en la cuenta de que tienen un enchufe diferente, me pongo a buscar un domingo a las 8 de la tarde un conversor. Encuentro a un pakistaní en una tienda/casa destartalada (muy extraño), y con toda la emoción paso por alto de que estoy dentro de una casa con una cama en medio lleno de trastos en un barrio nuevo muy lejos de casa. You save my life le dije cuando me lo vendió. Después de esto me dijo cosas cariñosas bastante subidas de tono cuando pasaba por su tienda/casa pero se lo perdoné porque la vida era maravillosa y yo podía cargar el móvil.

Visité Notting Hill en sábado y que deciros, me volvió loca. Estaba sentada en una plaza preciosa, al lado de casitas de colores, comiendo un perrito tan grande como mi brazo, escuchando a un grupo tocar en directo (brutales, Hey zeus) y tuve una de esos escasos momentos de autentica felicidad. De esas que, como dice el Negro en Malviviendo, que te pone una sonrisa estúpida en la cara que cuando la gente te ve no se contagia sino que piensan que eres una desequilibrada.

Visité los museos gratis (Tate, British, el de Historia natural..), subí al London Eye, flipé con el talento en la Madame Tussaude, me hice fotos con Robert Pattinson (¿que pasa?), gasté mi paga extra en Oxford Circus y los mercadillos infinitos de Camden, Brick Lane (el más chulo sin duda), Covent Garden y Notting Hill, pillé un Waterbus para ver Little Venice y fui a una recreación de Regreso al futuro que todavía al recordarlo me pone la piel de gallina (no hay fotos porque nos quitaron todo lo digital, tuvimos que usar cámaras de usar y tirar. Buenísimas las caras de los más pequeños en plan, ¿cómo se enciende esto?). Leí en El Ibérico (diario en español de Londres) que Samuel Johnson dijo ‘Cuando un hombre está cansado de Londres está cansado de la vida’.

No podría estar más de acuerdo.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Londres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s